El Rey de Marruecos, Mohammed VI, realizó esta declaración hace solo unos días, en el Parlamento de Rabat con motivo de la inauguración del nuevo año legislativo: Marruecos necesita “un nuevo modelo de desarrollo” ya que el actual es “impropio para su cumplimiento” en relación a las necesidades de nuestro pueblo, y las autoridades han de actuar de forma acorde.

“Marruecos ha llevado a cabo un gran progreso, que ha sido reconocido a nivel global en todo el mundo”, afirmó el rey. “A pesar de ello, el modelo de desarrollo a nivel nacional en la actualidad es incapaz de cumplir con las expectativas y necesidades crecientes de los ciudadanos, para reducir las disparidades según la categoría y diferencias de territorio y para conseguir la justicia social”. Entonces el rey “instó al gobierno, parlamento y a todas las instituciones e instancias implicadas, cada una de ellas dentro de su área de responsabilidad, a volver a pensar en nuestro modelo de desarrollo para reconciliarlo con su evolución profunda que se está llevado a cabo en el país”. Mohammed VI subrayó que el pueblo de Marruecos “necesitaba una justicia imparcial y eficaz, unos elevados niveles de formación, unos servicios de salud con una buena calidad y una administración pública que no tuviera ninguna conexión”.

El rey destacó la necesidad de disponer de una “implementación eficaz de todos los proyectos de desarrollo previstos y dispuestos para ponerse en marcha, y al mismo tiempo, buscar soluciones eficaces y que puedan conseguirse para los problemas reales de los ciudadanos – para dar respuestas adecuadas a sus cuestiones razonables y expectativas legítimas”. Esto se puede leer en el lanzamiento publicado en la página web oficial del gobierno. El rey añadió: “De forma paralela, es importante seguir de forma estricta y continuada el desarrollo de los programas sociales y de bienestar, además de comprobar todos los trabajos en marcha con evaluaciones regulares y completas”.

Según el rey, el progreso que Marruecos ha conseguido no ha “implicado a todos los ciudadanos”, sobre todo “a los jóvenes, que representan a más de la tercera parte de la población y que padecen de exclusión social y desempleo. La población joven son un nuevo desarrollador principal, que presenta una influencia destacada a nivel nacional”, argumentó el rey, y añadió: “y estos problemas son indivisibles de los del crecimiento, inversión y empleo”.

“En la actualidad”, destacó el rey, “los marroquíes necesitan un desarrollo equilibrado y justo, asegurando la dignidad de todo el mundo, el empleo y el bienestar. Esto beneficiará a los más jóvenes. Necesitan un desarrollo, que les ayudará a establecer un clima de paz y estabilidad, instando a la inclusión con éxito en lo social, profesional y la vida familiar”.

SOURCE Moroccan Government official website (maroc.ma)

Powered by WPeMatico